Este escrito formará parte de una serie de artículos que tratará sobre distintos aspectos, conceptos erróneos y mitos de la dieta y el peso en los seres humanos. El presente, que quizás no debería de ser el primero por orden cronológico, trata sobre los errores y mitos de las calorías por día aconsejables.

La preocupación de dietas hoy en día

Hay cientos de páginas que te ayudan a calcular las calorías que has de consumir por día dependiendo del sexo, la edad, la altura, el peso actual y el tipo de vida que lleves (sedentaria, ejercicio moderado o intenso). Pero primero: ¿qué es una caloría?, un primer error y confusión se encuentra en la terminología. No es lo mismo caloría que Caloría (en minúscula que en mayúscula). La caloría es «la cantidad de energía calorífica necesaria para elevar la temperatura de un gramo de agua pura en 1 °C a una presión atmosférica normal». ¿Por qué sobre el agua y porqué un gramo?, la medida y la equivalencia de litros y kilos viene determinada por el agua: 1 litro de agua es un kilo o a la inversa. Entonces un gramo de agua es un centilitro (1 centímetro cúbico, pues peso, litros y centímetros cúbicos están relacionados). Como es una medida muy pequeña, el equivalente del kilo en calorías es una Caloría (con mayúscula) o una kilocaloría (Kcal). Esto es importante y hay que tenerlo en cuenta al salir al extranjero, ya que la información alimentaria en los Estados unidos está detallada por Calorías (con mayúscula).

¿Por qué la caloría es la elevación de temperatura en el agua?, pues por que el cuerpo humano está compuesto en un 80% de agua, y mantener la temperatura interna a 36/37 grados C, quiere decir sobre todo elevar la temperatura de este compuesto en nuestro cuerpo. En otro artículo ya dije que la termorregulación es necesaria para que se den la mayoría de las reacciones en la química orgánica, entonces es necesario que independientemente de que hagamos ejercicio o no, generemos o mantengamos una temperatura corporal para mantenernos vivos. Es por esto que las calculadoras de calorías por día se tenga en cuenta a partir de una vida sedentaria, ya que con tan sólo el hecho de que el cuerpo trate de mantener la temperatura interna a 36/37 grados C ya necesita energía.

 InuitEn todo esto ya se vienen abajo algunas ideas erróneas sobre las calorías por día. Puesto que hemos de mantener una temperatura corporal, no es lo mismo alimentarse en verano que en invierno, y no es lo mismo alimentarse en invierno sin tener una calefacción a tenerla. O sea, para aclarar todo este concepto de forma clara, los antiguos inuit (esquimales, sustantivo en desuso) en pleno invierno tendrían que comer una gran cantidad de alimentos, con respecto a los que necesitaría un cazador-recolector de la zona ecuatorial. Los primeros tendrían que ingerir hasta casi tres veces más de alimentos con respecto a los segundos. A nivel del día de hoy, si una persona vive en una zona templada, en pleno invierno y en una vivienda sin calefacción, se puede permitir elevar las calorías por día, ya que el cuerpo las necesita  y las gastará para mantener la temperatura interna.

Energía-cerebro-humanoOtros factores a tener en cuenta son con qué se alimenta uno, la forma de hacerlo, y el trabajo intelectivo que hace al día. Los dos sistemas que más consumo de calorías hacen en el cuerpo son el sistema nervioso, sobre todo el central (cerebro), sobre el 20% y el estómago, el cual puede llegar a gastar hasta el 80% de la energía en pleno funcionamiento. Esto quiere decir que si una persona tiene un alto nivel de procesamiento mental, (trabajo o incluso juegos) eso va a llevar que aunque no tenga una vida activa, requiera de algo más de energía (calorías) al día con respecto a otra que no lo tenga. Y también que si, por ejemplo, comiésemos comidas frías, gastaremos más calorías, ya que el estómago gastará más energía en sus procesos, pues la mayoría de ellos requieran elevar la temperatura de lo ingerido, como para que se produzcan las reacciones enzimáticas y químicas necesarias para la ingestión e incorporación de los nutrientes de los alimentos. Es por este proceso que nos entra sueño después de comer, ya que el estómago y el cerebro compiten en el gasto energético y evolutivamente hablando ha ganado el estómago, entrando el cerebro en letargo al perder la capacidad de hacer uso de la energía total del cuerpo. Las dietas de carnes en parte funcionan porque al estómago le cuesta más digerirlas, con lo cual hace un gasto extra de calorías en este proceso. Si no puede hacer uso de azúcares o carbohidratos (acompañamiento con patatas) consumirá o tirará de las grasas corporales acumuladas.

Calorias buenas o malas
Calorias buenas o malas

Del párrafo anterior falta el análisis del tipo de comida que se haga. En un adulto medio, hacen falta sobre unas 2.300 Calorías por día. ¡Bien!, pues no es lo mismo consumirlo en azúcares, que en carbohidratos o en vegetales, o en grasas. Todo lo que consuma el cuerpo lo convierte en azúcares (glucosa). Al cuerpo (al estómago) le es más fácil convertir los carbohidratos en azúcares, que las grasas o los vegetales (de hecho los carbohidratos son el segundo peligro para las caries, ya que se convierten en azúcares fácilmente en la boca). Si una persona consume esas 2.300 Calorías al día en azúcares subirá más fácilmente de peso que si las consume en vegetales. Eso ocurre por dos cosas, primero por el poco trabajo que tiene que hacer el estómago, y segundo porque al llegar los azúcares al hígado da una orden química para que no se gasten las grasas acumuladas, a través de la insulina, con lo cual estas, se acumulan o se mantienen.

 La mala noticia de este último dato (y algo muy importante a la hora de hacer una dieta), es que una gran cantidad de alimentos elaborados, y que llenan sobre el 80% de los súper/híper-mercados tienen algún tipo de derivado de los azúcares, ya sea glucosa, lactosa, fructosa pues al final vienen a ser lo mismo, ya que tienen la misma repercusión del cómo se comporta el cuerpo en este «aviso» insulínico de frenar el gasto de grasas. Uno podría pensar que porqué unas empanadillas de bonito congeladas tendría que tener azúcar. La respuesta es que hubo un pacto mundial (mediados y regulados por los estados) de bajar la cantidad de grasas de los alimentos elaborados, para prevenir la obesidad. Lo que llamamos «buen sabor» (a nivel de cerebro y evolución) viene principalmente dado por la cantidad de grasas y azúcares de los alimentos. Sin las grasas, los alimentos elaborados no nos saben tan bien, por lo cual la industria alimentaria «decidió» añadir azúcares o sus derivados en casi todos los alimentos. De hecho tres empanadillas de bonito congeladas tiene 6 gr. de azúcar, que equivales a una cucharita de café. Para llegar a las 2.3000 calorías diarias nos bastaría 20 cucharaditas de café, luego en cuanto nos alimentamos exclusivamente de productos elaborados, y aunque nos atengamos a consumir esas 2.300 Calorías por día, engordaremos más que otra persona que haga todos sus alimentos cocinados directamente y a partir de materia prima (vegetales, carnes, legumbres, etc.)

Azúcar en las empanadilla
Azúcar en las empanadilla

Resumiendo todo y como consejos a considear sobre las calorías consumidas por día:

  • Tener en cuanta si es verano o es invierno.
  • Con calefacción en invierno se necesitan menos calorías por día.
  • Comer caliente o frío repercute. Igualmente no es lo mismo masticar mucho o poco. Si se mastica poco se hará trabajar más al estómago, pero a la larga puede ser malo para la salud de este. Una teoría contraria es comer despacio y masticando mucho, pues nos llegará -en teoría- antes el aviso de saciedad que manda el estómago al cerebro.
  • Es mejor muchas micro-comidas al día, que las grandes comilonas, pues ensanchan el estómago y repercuten en elevar el grado de cuando este está saciado. Estas micro-comidas hacen estar trabajando constantemente al estómago, pero de forma moderada. No hacen que entre en letargo el cerebro, pero de nuevo es malo a la larga para la funcionalidad del estómago.
  • Procurar no comer alimentos elaborados, o revisar muy bien que no tengan derivados de los azúcares.

Dejar una respuesta

Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí