Una fotografía es como un pequeño escenario en el que nuestro objetivo es colocar «el decorado y los personajes» de manera que «nos digan algo», que nos transmitan sentimientos y emociones, que nos cuenten una historia…

Para ayudarnos a conseguirlo, existen una serie de reglas y normas que todo fotógrafo experimentado conoce muy bien: son las reglas de composición fotográfica.

Una de ellas es la llamada «regla de la mirada», y junto a la «regla del horizonte» y la «regla de los tercios», son tres de las normas básicas que todo aquél que se inicie en el apasionante arte de la fotografía, debe conocer.

La regla de la mirada, como por su nombre podemos intuir, nos dice que debemos fijarnos en «la mirada» del elemento protagonista de nuestra fotografía, y dejar espacio libre en la dirección en que esté mirando, lo que será, lógicamente, delante de él.

Aunque en principio pudiera parecer que esta regla sólo se aplica a personas y animales porque son los únicos que pueden «mirar», también podemos y debemos utilizarla cuando estemos retratando objetos y plantas.

En este caso, sólo tenemos que encontrar hacia dónde está mirando el objeto, fijarnos en cuál es su parte delantera, y aplicar la regla de la misma manera.

Aquí tienes un ejemplo de una fotografía en la que he aplicado esta regla de la mirada.

"Fotografia facil para novatos. Reglas de composicion fotografica. La regla de la mirada"

¿Verdad que al ver a este cachorro, tú también has dirigido la mirada hacia el final de la imagen tratando de intuir qué observa tan atentamente nuestro pequeño amigo?

De eso se trata, de despertar el interés del espectador, de activar su imaginación y que la fotografía no se quede simplemente en una imagen estática que no nos dice nada más.

Empieza a aplicar esta regla de la mirada en tus fotografías, especialmente cuando hagas retratos, y ya verás como tus imágenes ganan en atractivo e interés.

Dejar una respuesta

Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí