Este artículo trata sobre las palabras que se suelen usar con respecto a todo lo relacionado del amor, 15875323-amor-info-texto-nube-y-disposici-n-collageasí como todo el mundo emocional que conlleva. La meta es tratar de comprender el lenguaje del amor, como para no meter la pata al usar un término u otro, pues suele pasar que usar la palabra inadecuada en el momento equivocado nos lleve a equívocos y situaciones complicadas.

El lenguaje del amor, las palabras que se usan, en la mayoría de los casos, a nivel coloquial, se usan casi todas como sinónimos: a tu madre, un amigo o un novio se les puede decir «te amo» o «te quiero». Mapa conceptual amorPero mientras que con la madre no va a haber ninguna confusión, puede que no sea así con un amigo/a o personas con la que estás empezando una relación. Puede llevar a equívocos y que empiecen a surgir problemas a partir de usar un término u otro.

Para empezar a limpiar el campo del amor de la maleza de su profuso y confuso lenguaje primero hay que definir qué es el amor y qué se quiere decir con «te quiero» y lo que conlleva. El amor, de nuevo coloquial, profano, es algo que se siente, que crea una emoción cálida por la cual nos gusta estar con la otra persona. Pero ¿qué es una emoción? Llamamos emoción de forma extensa a todo aquello que nos cree una convulsión emotiva, frente aquello otro que no lo crea. El 2+2=4 o la mayoría de datos científicos nos dejan tal como estábamos, no crean ninguna huella emocional. Sin embargo si alguien nos halaga o nos insulta sí crea una sensación agradable o desagradable.

El cerebro aprende sobre todo porque las cosas nos emocionan, ya que las mismas sustancias que crean ese calor emocional en todo el cuerpo, además son las que se encargan de mantener o crear unas conexiones neuronales que son en definitiva a lo que se llama memoria, vivencia, experiencia, aprendizaje, etc.Espacio sináptico Lo primero que hay que diferenciar en cuanto a lo que «te mueve», es que en realidad hay como quien dice cuatro grupos de sensaciones, por el cómo actúan en el cuerpo y en el tiempo. En ese sentido están las sensaciones, las emociones, los sentimientos y las pasiones. A todas ellas se les llama coloquialmente emociones, pero si bien podemos dar uso a este término, hay que distinguirlo, por ser a la vez, una forma muy concreta con el que el cerebro y el cuerpo responde ante los estímulos.

1. Sensación

Por sensación hay que definir a todo acto que enerve el cerebro creando un rastro químico leve y poco duradero. Este es el caso de la primera sensación que nos crean las personas: si son confiables, amables, ariscas, etc. CaminosSensación también es aquello que nos da una intuición, una conclusión previa sin haber analizado detenidamente las circunstancias. Así ocurre que si vamos por el bosque y nos encontramos con dos caminos, podemos tener la intuición o sensación de que tiene que ser el camino de la derecha. Estas respuestas vienen dadas por experiencias previas, provenientes de emociones o sensaciones, que dejaron una aprendizaje. Es el cerebro en automático el que nos genera la sensación o intuición.

2. Emoción

Por emoción, a nivel científico, se entiende una enervación intensa y poco duradera. Se ha encontrado que estas son cinco principalmente: ira, miedo, alegría, tristeza y asco. Emociones básicasEstas cinco emociones básicas son universales y todos los humanos las reconocemos en los rostros de las otras personas. Hay una sutileza y es que se pueden reducir a cuatro, pues dos de ellas miedo e ira son las respuestas automáticas o casi automáticas de cuando algo nos «sorprende» (susto) y nos exige una respuesta rápida. O sea proviene de una respuesta de la amígdala para la lucha (ira) o la huida (miedo). El rastro químico es el mismo, y depende del cómo «sienta» esa sensación la persona, el que tienda hacia una respuesta u otra. Lo que hay que tener en cuenta es que las dos son tomadas como un ataque hacia la persona, que en el fondo es hacia la propia supervivencia.

Inside Out (emociones básicas)
Personajes de «Inside Out», como las emociones básicas

3. Sentimiento

El sentimiento es una enervación poco intensa, pero duradera. El amor en realidad es un sentimiento, sist2y lo que se llama inteligencia-emocional debería de llamarse sentimental, pero en realidad y en el fondo es que tal concepto sobra, ya que los sentimientos son ese cruce de lo emocional y lo racional que nos crea una «educación» del cómo tratar a las personas y comportarnos ante las distintas situaciones en la vida. Los sentimientos van con respecto a la edad, puesto que se requiere de la experiencia de años para que tomen forma.

4. Pasión

La pasión es intensa y duradera. En ese caso también se podría llamar emoción-sentimental, pues toma una cosa de estos dos estados: la intensidad de la emoción y la duración de los sentimientos. Corazon_fuegoPasión también es aquello a lo que llamamos tener un hobby, pues nos gusta hacerlo y nos volcamos de lleno en esa acción. Aquí vemos todas las sutilezas y trampas del lenguaje. Lo que llamamos obsesión es una forma de decir de otra forma pasión, pues tiene ese componente de intenso y duradero. Nos referimos como obsesivo, cuando es perjudicial de alguna forma para el propio individuo y/o para otra persona a la que le afecta. Paul Carvel los sintetizó con la frase: «La pasión es una obsesión positiva. La obsesión es una pasión negativa.» Algunos dirían, por su forma de sentir y querer que sientan por ellos, que el amor es o debería de ser una pasión.

Grafica de intensidad y duracion de las emociones

Tener pasiones en la vida es lo que al final te hace sentir pasión por la vida.

Twitter Compartir

 

Ya tenemos gran parte del campo limpiado de la maleza que había en un principio. Ahora, ¿qué es y quiere decir «te quiero», «te amo», o «estoy enamorado de ti»? Empecemos por este último. El enamoramiento, visto fríamente, es una «trampa evolutiva», ya que es un cóctel químico en el cerebro que hace que nos obsesionemos por una persona, y en el proceso bloquea el prefrontal (habitáculo de la razón), haciendo que no trabaje bien, mientras a la vez nos llena el cerebro de dopamina y endorfinas en el contacto y cercanía de esa persona. Conexiones neuronalesLa suma total es un estado atontado/obsesivo. ¡El fin!, que tendamos hacia una persona como para llegar al acto sexual y procrear (sobresale en el problemático embarazo de adolescentes). Hay que tener en cuenta que la evolución humana, razón en mano, nos ha llevado a ser cautelosos a dejar entrar en nuestras vidas a personas desconocidas, siendo así va en contra del propio acto sexual, que implica buscar a personas ajenas a nuestro círculo más cercano, que en la prehistoria solían ser los hermanos y los primos. Amor y te amo, se deriva de este concepto, pues es el fijo de la palabra en-amor-amiento. De ser claros y concisos estas palabras, el típico «te amo» o «mi amor», no la deberíamos de usar con los familiares y amigos, pero se pueden usar con familiares, que no les va a confundir, pero nunca con amigos, si no queremos crear equívocos.

La química del enamoramiento se agota, pues crea demasiado desgaste de energía. Esta es la primera crisis en una pareja que empieza. CóctelesEste agotamiento y si ocurre a la par o no. La idealización del amor es que no se agota, pero eso es si llega a convertirse en pasión, que a nivel químico es otro cóctel distinto que el enamoramiento, pues mientras que sí se activa la dopamina, ya no entra en juego la feniletilamina, que se encarga del bloqueo de la razón. Siendo la dopamina la que «procura» esa especie de adicción, que ciega de otra forma el pensar en frío, al igual que lo hace el azúcar con las personas que quieren evitar engordar.

El «te quiero» si nos damos cuenta contiene un verbo posesivo. Este mismo verbo lo usamos en frases o ideas como «quiero ir al cine» o «quiero ese coche», en este segundo caso es que «sea mío», que implica deseo de posesión. Pero en realidad el verbo en la frase «te quiero», proviene de querencia, de «tender a». Esto es lo que nos dice el diccionario de la Real Academia:

Querencia:
1. f. Acción de amar o querer bien.
2. f. Inclinación o tendencia del hombre y de ciertos animales a volver al sitio en que se han criado o tienen costumbre de acudir.
3. f. Ese mismo sitio.
4. f. Tendencia natural o de un ser animado hacia algo.
5. f. Taurom. Tendencia o inclinación del toro a preferir un determinado lugar de la plaza donde fijarse.

El «te quiero» proviene de la segunda y cuarta acepción. De nuevo, como ya hiciera en el artículo: «Origen y significado del amor», el origen nos lleva a la maternidad, la querencia del hijo hacia su madre, y la madre hacia el cuidado cercano del hijo. A nivel más extensivo es allí donde un animal tiende a estar por sentirse más en calma, en paz. 1331311040_0En el caso de muchos roedores, sus madrigueras; en el caso de los comportamientos de los búhos el que tiendan a preferir la noche. Querencias en ese sentido es hacia aquello que un animal tiene como partes de sus comportamientos, aquellas hacia las cuales tiende a repetir, desear y querer y que le provocan una química neuronal de paz. En ese sentido el hogar o el deseo de tenerlo y estar en él, es una querencia en el ser humano. Siendo así, cuando decimos «te quiero», es querer decir «estando contigo es como estar en mi hogar, en el hogar de mi corazón, y mi estado más calmado y de paz.»

Pero el «te quiero» también dice más cosas. Te elijo a tiEstar enamorado puede ser una «condena» sobre la que uno no manda, un desencadenante químico sobre el que gobierna el ADN y la evolución. Mientras que el «te quiero» es algo que mi razón elige, ya no cegado por cócteles químicos, si no por ciertas cualidades que pueda tener la persona a la que le regalamos esa frase. Queremos al otro por su lealtad, por su dulzura, por su sinceridad, etc. Lo queremos por las cualidades humanas que son complementarias con las nuestras y que nos llenan. En este sentido es como el «te aprecio», te doy un valor (a-precio), te valoro, pero mucho más intenso y profundo.

Este artículo no trata de reducir el amor, tampoco encajonarlo. Tan sólo ha tratado de aclarar términos, palabras y emociones. Cada cual, bajo el punto de vista de su temperamento, de su ADN, lo «descifrará» de una forma distinta. Lo que para uno es amor (apaciguado y duradero), para él/ella dejará de ser amor. Es decir interpretamos el amor desde nuestra propia forma de sentirlo, de percibirlo, desearlo. Siendo el resto de las maneras «sucedáneos» que no nos llenan. El amor se da sobre todo cuando las dos personas implicadas lo «entienden» y sienten igual. Esa es la naturaleza y complejidad del amor, y el porque nos es tan difícil «encontrarlo» y que nos llene. En estas diferencias de perspectivas es donde se cumple el dicho de «en el amor y la guerra todo vale», pero en realidad cuando realmente se da el amor es cuando no hay guerra, porque los dos bandos han encontrado su «querencia».

Corazon-fuego-y-agua

Apuntes off topic:

  •  Hoy en día, en un mundo cada vez más racional, nos da miedo enamorarnos o que se enamoren las personas inadecuadas de nosotros, pues esa «irracionalidad» puede no estar bien vista. Y de nuevo la pluralidad: habrá quien piense que sin enamoramiento no hay amor. Que dos personas se enamoren a la vez es muy complicado…, pero de eso ya hablaré en otro artículo.
  • De una amistad sí puede nacer el amor. Ese que se dice que «se cuece a fuego lento».
  • Si alguien te dice «tengo sentimientos hacia ti», según este artículo podría querer decir algo amoroso, pero la realidad es que no suele ser así, pues la mayoría de los amores se inician con un flechazo, con el enamoramiento, que es un tipo especial de emoción.

Dejar una respuesta

Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí