Al comenzar el frío, comienza a dispararse gradualmente la factura del gas para calentar el agua, la casa o la oficina. Este consumo de gas implica un gasto importante en los meses de invierno, sobre todo por la calefacción, por eso hablaremos de como ahorrar energía.

Consejos para ahorrar en la factura del gas:

fuego-cocina-a-gas

  • Antes de comenzar la temporada de frío, es conveniente que un técnico revise la instalación para que funcione adecuadamente. Comprobará que no hay fugas de agua, gas y que los conductos, quemadores y filtros están limpios para no incrementar el consumo.
  • Es importante que revises el contrato con la tarifa contratada o pide a un asesor que te ayude a elegir la más adecuada a tus necesidades.
  • Mantén el regulador de agua del calentador en temperatura media, ya que no es necesario que esté al máximo.cazo-cociendo-a-fuego
  • El tamaño de las cacerolas, ollas o sartenes debe se igual o mayor al del fuego o fuente de calor para no desperdiciarlo,
  • Cocina en olla a presión o con tapadera para que se pierda menos calor y que los alimentos se cocinen más rápido.
  • Si tienes vitrocerámica, aprovecha el calor residual apagándola unos minutos antes de terminar la cocción de alimentos.

termostato-calefaccion

  • Cuando estés en casa, los expertos recomiendan tener el termostato entre 18º-22º y por la noche o cuando no estés, entre 14º-16º. Por salud y por economía es la temperatura ideal y puedes ahorrar hasta un 13% en la factura del gas.
  • Si amaneces soleado levanta las persianas para que las habitaciones se calienten de forma natural.
  • Por las mañanas puedes ventilar la habitación 10 minutos para no enfriar toda la vivienda.
  • Intenta no secar la ropa en los radiadores, ya que al taparlos el esfuerzo para calentar el recinto es mucho mayor.
  • Controla el tiempo en la ducha, ya que aunque es fantástico el calor en invierno, la factura del gas se verá incrementada.ventana-abierta-con-flores
  • Baja las persianas y las cortinas para intentar retener el máximo calor por las noches.
  • Revisa que el aislante de las ventanas y puerta (goma o esponja) esté en buenas condiciones o cámbialo por uno nuevo. Evitarás corrientes de aire.

Intenta seguir estas pautas y ¡No te quedarás «helado» cuando llegue la próxima factura de gas!

Si te gustó el artículo, no dudes en COMPARTIRLO en tu red social preferida y además contribuirás enormemente a mejorar día a día nuestras publicaciones.

Dejar una respuesta

Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí